¿Enamorada de mi mejor amiga? Relato de la vida real.... y tú, ¿te has enamorado de tu mejor amiga?


IMPORTANTE: todos son bienvenidos seas o no parte de la comunidad LGBT,
Este es un blog incluyente.
SI TIENES DUDAS O PREGUNTAS SOBRE TEMAS O SOBRE TU SEXUALIDAD
CONTÁCTAME: @SKYLARMX y lesinblog@gmail.com
____________________________________________________
ANTES DE EMPEZAR TU RECORRIDO,
RECOMIENDO EL SIGUIENTE ESCRITO:
Sobre mí y del blog: lo negativo, lo positivo y ¡curiosidades que no sabías!
______________________________________________
SI BUSCAS LEER HISTORIAS REALES, DA CLICK:

Escritos Skylar


SI HAS DEJADO ALGÚN COMENTARIO, SEGURO YA TE HE RESPONDIDO
___________________________________________________

DIARIO HAY AL MENOS 2 NUEVOS POSTS
CON DIVERSOS TEMAS
POR LO GRAL POSTEO 3 Y SI DEJAS COMENTARIOS:
LOS RESPONDO A ESO DE LAS 12-3 AM.

"La homosexualidad no es enfermedad, la homofobia sí"
____________________________________________________

viernes, 28 de septiembre de 2012

Madonna ama a Lady Gaga y compartirá escenario con ella

No es un secreto que Madonna y Lady Gaga han estado enfrentadas desde que la intérprete de 'Born this way' se convirtió en uno de los íconos del pop más importantes a nivel mundial. Los medios de comunicación y los fans de cada una han creado una rivalidad de la que mucho se ha especulado. Sin embargo, una vez más 'la chica material' es la encargada de echar leña al fuego con las últimas frases que pronunció en su concierto en Atlanta, justo antes de cantar su tema 'Masterpiece'. "Voy a dedicar esta siguiente canción... a Lady Gaga... ¿Quieren saber algo? La amo. La amo. Realmente sí. La imitación es la mejor forma de halagar. Pero un día, muy pronto, vamos a compartir un escenario juntas. Simplemente esperen. ¿Creen que estoy bromeando? Amo a Lady Gaga". Aunque las palabras de la estrella de éxitos como 'Like a virgin' y 'Music' parecen no tener un mensaje entre líneas, la verdad es que al decir que "la imitación es la mejor forma de halagar", deja mucho que pensar sobre la sinceridad de su afirmación. Los seguidores de las artistas pop más relevantes del momento deberán esperar a ver si el sueño de tenerlas cantando juntas se hace realidad.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Paris Hilton dice: Los gays son repugnantes


Paris Hilton se encuentra en problemas luego de realizar unos comentarios homofóbicos que fueron dados a conocer.

Hilton, también cantante y DJ, fue grabada mientras viaja en un taxi en Nueva York el pasado 7 de septiembre.

Paris viajaba en el taxi con un amigo gay con el que charlaba y se cree que el chofer grabó su conversación en secreto.

Al parecer, el amigo de Paris hablaba sobre la red social Grindr, en donde los hombres gays suelen encontrar parejas sexuales.

Hilton, de 31 años, respondió a eso:
"Ewww... los chicos gays son las personas más calientes en el mundo. Muchos de ellos seguramente tienen Sida... estaría muy asustada si fuera un hombre gay..."
Debido al escándalo causado, el equipo de Paris emitió un comunicado para explicar que lo que Hilton quería decir con sus comentarios es que "es peligroso para cualquier tener sexo sin protección que podría conducir a una enfermedad mortal.

El sitio web TMZ publica el mensaje.

"La conversación se tornó tensa después de que un amigo cercano le dijo en un taxi una historia acerca de un hombre gay que tiene Sida y sabiéndolo tiene sexo sin protección. También discutió el sitio web que alienta a tener sexo casual entre hombres gay con extraños", señaló su representante.

Además indica que el taxista que grabó a conversación sólo mostró una parte de ésta, pues sus comentarios fueron en relación a la gente que se promueve en el mencionado sitio.

"No era su intención hacer comentarios despectivos hacia todos los gays. Paris Hilton apoya a la comunidad gay y nunca haría intencionalmente comentarios negativos acerca de la orientación sexual de alguien".

lunes, 17 de septiembre de 2012

Historia sobre la Literatura lésbica através de los siglos


Literatura

Además de la obra de Safo, la historiadora literaria Jeannette Howard Foster incluye el Libro de Rut, y la tradición mitológica antigua como los primeros ejemplos de lesbianismo en la literatura. En las historias griegas sobre divinidades a menudo se mencionan figuras femeninas cuya virtud y virginidad están intactas, que están interesadas por actividades masculinas, y que están seguidas por un devoto grupo de doncellas. Foster cita a Camilla y Diana, Artemisa, Calisto, Iphis y Ianthe como ejemplos de figuras mitológicas femeninas que muestran una inclinación por las mujeres o desafían los papeles tradicionales del género femenino.

También se debe a los griegos la difusión de la historia de una mitológica raza de mujeres guerreras, las Amazonas. En-hedu-ana, una sacerdotisa de Mesopotamia dedicada a la diosa sumeria Inanna, tiene el honor de haber firmado la primera poesía lésbica de la historia, donde ella misma se calificaba como la esposa de Inanna.

Durante los diez siglos siguientes a la caída del imperio romano el lesbianismo desaparece de la literatura.226 Foster apunta a la visión particularmente estricta que se tenía de Eva, representante de todas las mujeres y causante de la caída de la humanidad, por lo que el pecado original entre las mujeres era una preocupación mayor, y debían cuidar su castidad especialmente por ser consideradas la fuente de la vida.

Durante este periodo la mayoría de las mujeres eran analfabetas y no se les permitía acceder a la cultura, así que los varones eran quienes se encargaban de establecer las ideas sobre la sexualidad.

En el siglo XVI las descripciones de las relaciones entre mujeres de los escritores ingleses y franceses (Vida de las damas galantes de Brantôme de 1665, la erotica Memorias de una mujer de placer de John Cleland de 1749 o El espía inglés de varios autores de 1778) presentan una actitud que va desde la sorprendida tolerancia hasta la excitación, aunque un personaje masculino debía participar para completar el acto. Las relaciones físicas entre mujeres eran a menudo alentadas, los varones no veían amenaza en que las mujeres mantuvieran relaciones sexuales con otras mujeres cuando no había varones disponibles, al considerar que no serían tan satisfactorias como las de un varón con una mujer.

En el peor de los casos si una mujer se enamoraba de otra se convertía en una figura trágica. La satisfacción física y por lo tanto emocional se consideraba imposible sin la intervención de un falo natural. La intervención masculina en una relación entre mujeres se hacía necesaria cuando las mujeres actuaban como varones y demandaban los mismos privilegios sociales.

En Europa el lesbianismo se convirtió en un tema casi exclusivo de la literatura francesa en el siglo XIX, basándose en la fantasía masculina y el deseo de impresionar los valores morales burgueses.

Honoré de Balzac, en La chica de los ojos de oro (1835), usó el lesbianismo en su historia sobre tres personas que describía la degeneración de Paris, y lo repitió en La prima Bette y Séraphîta. Su obra influyó en la novela de Théophile Gautier Mademoiselle de Maupin, que tiene la primera descripción física del tipo que se asociaría a las lesbianas: «alta, ancha de hombros, estrecha de caderas y de inclinación atlética .» Charles Baudelaire usará el lesbianismo como tema recurrente en sus poemas "Lesbos", "Femmes damnées 1" ("Mujeres malditas"), y "Femmes damnées 2".

Criticando la sociedad francesa, además de utilizarlas como personajes chocantes, muchos de los personajes lésbicos de la literatura francesa del XIX eran prostitutas y cortesanas: personificaciones del vicio que morían temprano, con muertes violentas y con moraleja final.

El poema de Samuel Taylor Coleridge "Christabel" (1816) y la novela Carmilla (1872) de Joseph Sheridan Le Fanu presentan el lesbianismo asociado al vampirismo.

Estas representaciones de la homosexualidad femenina no fueron las únicas que formaron la conciencia europea sobre el lesbianismo, Krafft-Ebbing menciona las personajes de Gustave Flaubert en Salammbo (1862) y Ernest Feydeau en El conde de Chalis (1867) como ejemplos de lesbianas ya que ambas novelas muestran protagonistas femeninas que no siguen las normas sociales y que expresas sentimientos sexuales contradictorios, aunque de ninguna de ellas se muestra deseos o comportamientos homosexuales.

Havelock Ellis usó ejemplos literarios de Balzac y varios poetas y escritores franceses para desarrollar su obra principal sobre la inversión de la identidad sexual en las mujeres.

Gradualmente las mujeres empezaron a ser escritoras plasmando sus propios pensamientos sobre las relaciones lésbicas en sus obras. Hasta la publicación de El pozo de la soledad la mayoría de las obras sobre lesbianismo habían sido escritas por varones. Foster sugiere que las mujeres habían sido reacias a escribir sobre sus propias vidas o utilizar el tema de la homosexualidad, y que algunas escritoras como Louise Labé, Charlotte Charke y Margaret Fuller habrían masculinizado los personajes de sus obras literarias o habrían plasmado las relaciones de forma ambigua.

La escritora George Sand fue representada como personaje en varias obras del siglo XIX. El escritor Mario Praz acreditó la popularidad del lesbianismo como tema con la aparición de Sand en la sociedad parisina de la década de 1830.La novela de Charlotte Brontë Villette (1853) inició el género de las historias de internados con temas homoeróticos.

A comienzos del siglo XX tanto en Londres como en París, en una atmósfera y un clima intelectual y artístico resplandeciente, se crearon las primeras comunidades de mujeres poetas, escritoras y artistas. Algunas de las mujeres parisinas más conocidas fueron: Marguerite Yourcenar (primera mujer elegida para integrar la Academia francesa), Natalie Clifford Barney, Gertrude Stein, Tamara de Lempicka, Colette y sus amigas Natalie Clifford Barney y Liane de Pougy; algunas de las mujeres lesbianas londinenses más conocidas en ese entonces fueron Virginia Woolf y Katherine Mansfield. En otros países, sin embargo, el tema sencillamente se ignoraba: una excepción a la regla sería por ejemplo Carmen de Burgos Colombine, escritora y periodista española de principios del siglo XX, que abordó sin reservas en sus obras la vida sexual de un colectivo sexualmente alternativo y favoreció el descubrimiento literario de la homosexualidad femenina en España.

La primera obra española en tratar del tema fue Zezé (1909) de Ángeles Vicente.242 En 1929 se estrenó la primera obra teatral que trataba del tema, Un sueño de la razón de Cipriano Rivas Cherif.La única que se atrevió a publicar versos homoeróticos fue Lucía Sánchez Saornil.

Las escritoras de mediada la primera década del siglo XX utilizaban frecuentemente mensajes cifrados como una forma de enmascarar la temática lesbiana; personajes que cambian de sexo como en el Orlando de Virginia Woolf, muchas novelas con historias entre varones gays, como Marguerite Yourcenar; historias abiertamente lésbicas, pero algunas de ellas escritas bajo un seudónimo, como el caso de Patricia Highsmith y su libro El precio de la sal de 1951 firmado como Claire Morgan, dan cuenta de esta situación.
Otras escritoras como Amy Lowell, H.D., Vita Sackville-West y Gale Wilhelm también abordaron en sus obras relaciones lésbicas o transformaciones de género como tema. Otras como Mary Renault y Carson McCullers escribieron o tradujeron obras de ficción que se centraron en los varones homosexuales, aunque ambas mantuvieron relaciones lésbicas sus principales amigos fueron varones gays.

Cuando los libros en rústica se pusieron de moda, los temas lésbicos quedaron relegados a la pulp fiction. Muchas de estas novelas de pseudoliteratura presentaban tópicamente a mujeres muy infelices, o relaciones que terminaban trágicamente. Marijane Meaker posteriormente escribió que le aconsejaron terminar negativamente la historia de Spring Fire porque los editores estaban preocupados porque de no ser así los libros podrían ser confiscados por el servicio postal de los EEUU.

Tras los disturbios de Stonewall los temas lésbicos se hicieron mucho más diversos y complejos, desplazando el tema del lesbianismo del erotismo para varones heterosexuales a obras escritas para las lesbianas. Las revistas feministas como The Furies y Sinister Wisdom reemplazaron a The Ladder. Escritoras serias incluyeron personajes y tramas lésbicas en sus obras, como Rita Mae Brown en Rubyfruit Jungle (1973), que presenta una heroína feminista que elige ser lesbiana.

La poetisa Audre Lorde se enfrentó a la homofobia y el racismo en sus obras y Cherríe Moraga es la principal responsable de llevar la perspectiva latina a la literatura lésbica. El cambio de valores es evidente en los escritos de Dorothy Allison, que se centró en el abuso sexual de menores y los temas deliberadamente provocativos como el sadomasoquismo lésbico.

En décadas recientes han proliferado las escritoras que tocan temas lésbicos como Jeanette Winterson, el mundo fantástico proyectado en los libros de Marion Zimmer Bradley. También se suman escritoras de habla española como Ana María Moix, Silvia Molloy, Ena Lucía Portela, Esther Tusquets, Rosamaría Roffiel, Susana Guzner, Zoé Valdés, Lola Vanguardia, Lucía Etxebarria, Isabel Franc, Thaís Morales, Odette Alonso, Isabel Prescolí y Cristina Peri Ross

Salud y sexo lésbico


Física

En lo relativo a cuestiones médicas, a las lesbianas se las conoce como mujeres que se acuestan con otras mujeres (MAM) debido a los prejuicios y creencias acerca de la sexualidad de las mujeres, y debido también a la reticencia de las mujeres a la hora de relatar de manera exacta su historial sexual incluso a sus propios médicos.

Muchas lesbianas que se auto-identifican como tal no llegan a ir al médico porque no tienen relaciones heterosexuales y no requieren métodos anticonceptivos, factores principales a la hora de que las mujeres busquen consultar a un ginecólogo cuando son sexualmente activas. Por consiguiente, muchas lesbianas no se hacen regularmente la prueba de Papanicolaou. En Estados Unidos, el gobierno señala que algunas lesbianas no se hacen esta prueba al carecer de seguro de salud debido a que muchas empresas no lo ofrecen a las parejas de hecho.

La carencia de información médica en las MAM surge de la percepción por parte de los profesionales médicos y de algunas lesbianas de que estas mujeres tienen un riesgo menor de contraer una infección de transmisión sexual o distintos tipos de cáncer. Cuando las mujeres acuden a consulta, los profesionales médicos no llegan a tomar una historia médica completa. En un estudio reciente con 2,345 lesbianas y mujeres bisexuales, sólo el 9.3% afirmó haber sido preguntada acerca de su orientación sexual por parte de su médico. Un tercio de ellas señalaba que creían que contar su historial sexual provocaría una reacción negativa, y el 30% habían recibido una reacción negativa por parte de su médico tras haberse identificado como lesbianas o bisexuales.

El historial completo de un paciente ayuda a los profesionales médicos a identificar las áreas de mayor riesgo y corrige los prejuicios existentes sobre las historias personales de las mujeres. En una encuesta similar con 6,935 lesbianas, el 77% había tenido contactos sexuales con uno o más varones, y el 6% había tenido ese contacto durante el año anterior.

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, las cardiopatías son la primera causa de muerte para las mujeres. Los factores de riesgo de las enfermedades del corazón incluyen la obesidad y el fumar, ambos más prevalentes en las lesbianas. Los estudios muestran que las lesbianas tienen una mayor masa corporal y en general están menos preocupadas por problemas de peso que las mujeres heterosexuales, y que las lesbianas encuentran más que las heterosexuales que las mujeres con índices de masa corporal más elevados son más atractivas. Las lesbianas tienden a ejercitarse más regularmente que las heterosexuales, y generalmente no por razones de estética, como las heterosexuales.
Hace falta más investigación para determinar las causas específicas de la obesidad en las lesbianas.

Recomendaciones para el sexo seguro entre mujeres:

«Evitar el contacto con el periodo menstrual y con lesiones genitales visibles.
Cubrir los juguetes sexuales que penetran más de una vagina o ano con un nuevo condón para cada persona; considere usar distintos juguetes para cada persona.
Use una barrera (ej., látex, un condón abierto, un envoltorio de plástico) durante el sexo oral.
Use guantes de látex o de vinilo y lubricante para el sexo manual que pudiera producir sangre.»

La falta de diferenciación entre mujeres homosexuales y heterosexuales en los estudios médicos que tratan sobre la salud de las mujeres distorsiona los resultados para las lesbianas y para las que no lo son. Los informes sobre la prevalencia del cáncer de mama en lesbianas son inconcluyentes.199 Sin embargo, se ha determinado que el menor número de lesbianas que se hacen la prueba de Papanicolau hace más difícil detectar el cáncer de cérvix en sus etapas iniciales en las lesbianas. Los factores de riesgo para desarrollar el cáncer de ovarios son más elevados en lesbianas que en heterosexuales, quizá porque muchas lesbianas carecen de factores protectores como el embarazo, el aborto, los métodos anticonceptivos o dar el pecho al bebé.

Algunas enfermedades de transimisión sexual se pueden transmitir entre mujeres, como el virus del papiloma humano (VPH) (en concreto, las verrugas genitales), tricomoniasis, sífilis y el virus del herpes simple (VHS). La transmisión de infecciones de transmisión sexual específicas depende entre las mujeres que tienen relaciones sexuales con otras mujeres depende del tipo de prácticas sexuales que hayan mantenido. Cualquier objeto que entre en contacto con las secreciones del cérvix, la mucosidad vaginal o el periodo menstrual, sean los dedos o un objeto penetrante, puede transmitir infecciones de transmisión sexual.

El contacto oral con los genitales puede indicar un mayor riesgo de contraer VHS, incluso en mujeres que no hayan tenido ninguna relación sexual previa con varones.

La vaginosis bacteriana (VB) aparece con mayor frecuencia en las lesbianas, pero no está claro si la VB se transmite mediante el contacto sexual; aparece en mujeres célibes y en mujere sexualmente activas. La VB frecuentemente aparece en las dos mujeres que componen la relación lésbica;205 un estudio reciente de mujeres con VB halló que el 81% tenían parejas con VB.

Las lesbianas no se incluyen como una categoría de frecuencia de transmisión del VIH, aunque la transmisión es posible mediante las secreciones vaginales y cervicales. La mayor tasa de transmisión del VIH en lesbianas ocurre en las mujeres que participan en la toma de drogas por vía intravenosa o que tienen relaciones sexuales con varones bisexuales.

Mental

Desde que la literatura médica comenzó a describir la homosexualidad, la aproximación realizada ha sido frecuentemente la de intentar encontrar una psicopatología inherente como su causa principal, siguiendo las teorías de Sigmund Freud. Aunque él consideraba que la bisexualidad era inherente a todo el mundo, y que la mayoría pasan por fases de atracción o experimentación homosexual, Freud atribuía la atracción exclusiva por personas del mismo sexo a un desarrollo detenido debido a un trauma o a conflictos paternos.209 nota 15 Mucha literatura de salud mental se centraba en su depresión, abuso de sustancias y suicidio. Aunque estos temas se dan en las lesbianas, el debate sobre sus causas sufrió un cambio al retirarse la homosexualidad del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales en 1973.

En su lugar, el ostracismo social, la discriminación legal, la internalización de estereotipos negativos y las estructuras de apoyo limitadas indican factores que los homosexuales hacen frente en sociedades occidentales que frecuentemente afectan de manera adversa su salud mental.210 Las mujeres que se autodefinen como lesbianas informan sentirse significativamente distintas y aisladas durante la adolescencia; se ha citado que estas emociones aparecen de media a los 15 años en las lesbianas y a los 18 en mujeres que se autodefinen como bisexuales.

En conjunto, las mujeres tienden a trabajar de manera interna en el desarrollo de un autoconcepto propio, o con otras mujeres con las que son íntimas. Las mujeres también limitan a quién divulgan su identidad sexual, y frecuentemente ven el ser lesbiana como una elección, al contrario que los varones gays, que trabajan más externamente y que ven que ser gay es algo fuera de su control.

Los trastornos de ansiedad y la depresión son los problemas de salud mental más frecuentes para las mujeres. Las tasas de depresión en lesbianas son similares a las de mujeres heterosexuales, aunque el trastorno de ansiedad generalizada tiende a aparecer en mayor proporción en lesbianas y mujeres bisexuales que en mujeres heterosexuales.

La depresión es un problema mucho más significativo en las mujeres que piensan que deben esconder su orientación sexual de sus amigos o familia, o que experimentan conjuntamente disciminaciones por etnia o religión, o que soportan problemas de pareja sin un sistema de apoyo. Se ha comprobado que el modelamiento por parte de los varones de la sexualidad de las mujeres tiene un efecto en cómo las lesbianas perciben sus propios cuerpos. Los estudios muestran que los varones heterosexuales y las lesbianas tienen estándares diferentes a la hora de considerar a una mujer atractiva. Las lesbianas que se ven a sí mismas según los estándares masculinos de belleza femenina pueden experimentar una baja autoestima, trastornos alimentarios y una mayor incidencia de depresiones.200 Más de la mitad de las encuestadas en un estudio de 1994 sobre problemas de salud mental en lesbianas contestaron que tenían pensamientos suicidas, y el 18% había intentado suicidarse.

Un estudio basado en la población llevado a cabo por el Centro de Investigación de Alcohol Nacional de EEUU (National Alcohol Research Center) encontró que las mujeres que se identifican como lesbianas o bisexuales tienen menos probabilidades de abstenerse del alcohol. Las mujeres lesbianas y bisexuales tienen mayor probabilidad de informar sobre problemas con el alcohol, y de que no están satisfechas con el tratamiento de los programas de abuso de sustancias.216 Muchas comunidades de lesbianas se localizan en bares, y beber alcohol es una actividad que se correlaciona con la participación en la comunidad para lesbianas y mujeres bisexuales.

Lesbianas y sexualidad


La necesidad de existencia de una práctica efectiva de sexo con otras mujeres o de mantener una relación sentimental para ser definida como lesbiana sigue debatiéndose. Según la escritora feminista McCormick la sexualidad femenina ha sido construida por los varones, para los cuales el principal indicador de la orientación sexual lésbica son las experiencias sexuales con otras mujeres, aunque no se exija la práctica sexual con varones para definir a una mujer como heterosexual.

McCormick afirma que las conexiones emocionales, mentales e ideológicas con otras mujeres son tan importantes o más como la genital.189 Sin embargo en los años 80 un significativo movimiento rechazó la de-sexualización del lesbianismo realizado por las feministas, lo que causó una gran polémica denominada Guerras del sexo.190 Se retomaron los papeles Butch y femme, aunque no de forma tan estricta como en los años 50. A partir de los años 90 se convirtió en una forma optativa para expresar la propia sexualidad. Una vez más las mujeres se sintieron seguras para ser más sexualmente aventureras, y la flexibilidad sexual se hizo más aceptable.

Uno de los tópicos que han centrado el debate sobre la sexualidad lésbica es un fenómeno descrito por la sexóloga Pepper Schwartz en 1983. Schwartz registró en un estudio que las parejas lésbicas de larga duración mantenían contactos sexuales con menos frecuencia que las parejas heterosexuales u homosexuales masculinas, denominando a este fenómeno muerte de la cama lésbica. Aunque las lesbianas han discutido esta teoría por la definición que se hace en el estudio de contacto sexual, y apuntan que existen otros factores más profundos entre las mujeres que unen a las parejas más que la mera repetición de relaciones sexuales, como puede ser una mayor fluidez de las relaciones sexuales que diferencia las relaciones lésbicas de las heterosexuales o gays. Otros argumentos afirman que el estudio es erróneo y está desactualizado ya que desde 1983 la situación ha cambiado y muchas lesbianas se sienten más libres para expresar su sexualidad.

Otros debates sobre género y orientación sexual atañen a cómo se denominan o se ven muchas mujeres. La mayoría de gente de las culturas occidentales han sido educados en que la heterosexualidad es una cualidad innata de todo el mundo. Cuando una mujer pone en práctica su atracción sexual o romántica por otras mujeres puede producirle una «crisis existencial» y muchas van más allá y adoptan la identidad de lesbiana, desafiando lo que la sociedad ofrece en estereotipos homosexuales, y aprenden cómo desenvolverse en la subcultura homosexual.193 Las lesbianas de las culturas occidentales generalmente comparten una identidad cultural similar a las étnicas, que se han construido por experiencias discriminatorias parecidas y que han llevado a muchas lesbianas a rechazar los principios heterosexuales.

Esta identidad es distinta a la de los varones gays y la de varones y mujeres heterosexuales, lo que a menudo puede no ser compartido con las mujeres bisexuales.194 Algunos teóricos de la sociología han destacado que el comportamiento y la identidad no siempre coinciden, que hay mujeres que se denominan como heterosexuales que mantienen relaciones sexuales con otras mujeres, mujeres que se autodenominan lesbianas pueden tener relaciones sexuales con varones, u otras que creían que tenían una orientación sexual inmutable que ha cambiando a lo largo del tiempo.

Un artículo de 2001 sobre la diferenciación de las lesbianas en los estudios médicos sugiere la identificación de las lesbianas tanto por identidad como por comportamiento sexual. El artículo declina incluir el deseo o la atracción como método ya que raramente ha sido mensurable como un asunto de salud o psicológico

Identidad y género


Construcción de la identidad lésbica

Para algunas mujeres, darse cuenta de que participaban en comportamientos o relaciones que podían clasificarse como «lésbicas» provocó que las rechazaran u ocultaran, como la catedrática Jeannette Marks en el Mount Holyoke College, que vivió con la directora del College, Mary Woolley durante 36 años. Marks desaconsejaba a las mujeres jóvenes tener «amistades» anormales e insistía que la felicidad sólo podía ser alcanzada con un varón. Otras mujeres, sin embargo, aceptaron la distinción y emplearon su singularidad para distinguirse de las mujeres heterosexuales y los varones gays.

Edición de la revista lésbica alemana Die Freundin («La novia / amiga»), 1928.

Berlín tenía una vibrante cultura homosexual en la década de 1920, existiendo incluso un himno, Das lila Lied, que las lesbianas también sentían como propio. Había unos 50 clubs y bares para mujeres, que iban desde los grandes y lujosos cabarés y cafés, como el famoso «Eldorado», visitado por estrellas como Marlene Dietrich, o «Chez ma belle-soeur», pasando por los mixtos, con todo tipo de público, como el «Dorian Gray» en la Bülowstrasse, y populares como el «Club des amies», que realizaba fiestas tres veces por semana, hasta los más sórdidos, como el «Café Olala», al que también acudían varones travestidos, o el «Tavern», que tenía una habitación reservada para las damas. En 1928, un libro titulado Berlins lesbische Frauen («Las mujeres lésbicas de Berlín») de Ruth Margarete Roellig popularizó la capital alemana como centro de la cultura lésbica europea.13 Las fiestas y eventos eran publicados en diversas revistas, que funcionaban como vínculo de unión para la comunidad. También se produjo una auténtica explosión de la cultura lésbica como dan muestra artistas de la talla de Claire Waldoff, Jeanne Mammen, Christa Winsloe o Anna Elisabet Weirauch, autora de la trilogía Der Skorpion, la novela lésbica por excelencia de la época. La homosexualidad masculina estaba prohibida por el artículo 175, pero la policía de ciudades como Berlín y Hamburgo solía mirar hacia otro lado.

La lucha por la eliminación del artículo permitió articular el primer movimiento homosexual, del que las mujeres, menos afectadas, formaron sólo una parte marginal. Aún así, las mujeres del entorno del Comité Científico Humanitario realizaron una contribución notable a la lucha por la emancipación tanto de la mujer como de los y las homosexuales, pudiéndose mencionar a Theo Anna Sprüngli, la primera activista lesbiana de la historia,15 Johanna Elberskirchen y Emma (Külz-) Trosse.

Entre las décadas de 1890 a 1930 la heredera estadounidense Natalie Clifford Barney mantuvo un salón literario semanal en París al que se invitaba a las grandes celebridades artísticas y que se centraba en temas lésbicos. Combinando influencias griegas con el erotismo contemporáneo francés, intentó crear una versión actualizada e idealizada de Lesbos en su salón.

Entre sus contemporáneas se incluían artistas como Romaine Brooks, que pintaba a las mujeres en su círculo; las escritoras Colette, Djuna Barnes, Gertrude Stein y la novelista Radclyffe Hall. París también tenía una notable escena lésbica, sobre todo en la zona de Montmartre, que era conocida por ello desde el siglo XIX, Pigalle y Montparnasse. Uno de los primeros clubs nocturnos fue «Le monocle» abierto por Lulu de Montparnasse, al que acudían mujeres vestidas con esmoquin y pelo corto o moño.18 Otro local famoso fue el abierto por la cantante Suzy Solidor, «La vie parisienne»; aunque visitado por artistas como Tamara de Lempicka, que pintó un famoso retrato de la cantante, y Colette, Solidor no recibió la aprobación de la intelligentsia lésbica parisina.19 También se celebraban grandes fiestas a las que acudían parejas de gays y lesbianas, como el de la «Montagne de Sainte-Geneviève», que evolucionó hasta convertirse un gran baile el día de Mardi Gras.

En 1928, Radclyffe Hall, una aristócrata británica, publicó la novela El pozo de la soledad. Su trama se centra en torno a Stephen Gordon, una mujer que se identifica como invertida tras leer el Psychopathia Sexualis de Krafft-Ebbing y vive dentro de la subcultura homosexual de París. La novela incluía una introducción de Havelock Ellis y pretendía ser una llamada a favor de la tolerancia para los invertidos, publicando las desventajas y accidentes de haber nacido invertido.20 Hall seguía las teorías de Krafft-Ebbing y Ellis y rechazaba las de Freud que afirmaba que la atracción homosexual estaba causada por traumas infantiles y era curable. La publicidad que Hall recibió fue provocada por consecuencias inesperadas; la novela fue juzgada por obscenidad en Londres, un escándalo espectacular descrito por la profesora Laura Doan como «el momento en el que cristalizó la construcción de una subcultura lésbica moderna inglesa».21 Los periódicos ingleses divulgaron que el libro incluía «relaciones sexuales entre mujeres lesbianas» y la fotografía de Hall pasó a acompañar todas las historias sobre lesbianismo publicadas por los grandes periódicos durante los seis meses siguientes. Hall reflejaba la apariencia de la mujer masculina europea en la década de 1920, la garçonne: pelo corto por la nuca, traje chaqueta (a menudo con pantalones) y monóculo, que se convirtió en un bien conocido «uniforme» asociado con el lesbianismo, aunque versiones menos extremas, las flapper, se pusieron de moda entre las mujeres «modernas».


La habitante del Harlem, Gladys Bentley, era conocida por sus blues sobre sus amoríos con mujeres.
En los Estados Unidos, la década de 1920 fue de experimentación social, especialmente en cuestiones de sexo. El hecho estaba muy influido por las teorías de Sigmund Freud, que afirmaba que el deseo sexual se expresaba de forma subconsciente, a pesar de la voluntad del individuo de ignorarlo. Las teorías de Freud eran mucho más populares en Estados Unidos que en Europa. Grandes ciudades que poseían una vida nocturna eran inmensamente populares y las mujeres comenzaron a buscar aventuras sexuales.

La bisexualidad se puso de moda, especialmente en los primeros barrios gays de Estados Unidos.24 Ningún otro lugar ofrecía tantas posibilidades al visitante como Harlem, el barrio de Nueva York que estaba habitada mayoritariamente por personas de origen africano. Estos visitantes eran los llamados slummers, blancos que disfrutaban del jazz y los clubs nocturnos. Las cantantes de blues Ma Rainey, Bessie Smith, Ethel Waters y Gladys Bentley cantaban sobre sus aventuras con mujeres a visitantes como Tallulah Bankhead, Beatrice Lillie y la que pronto se llamaría Joan Crawford. Los homosexuales comenzaron a comparar su nuevo estatus de minoría reconocida con el de los negros.

Entre los residentes de Harlem, las relaciones lésbicas eran comunes y toleradas, aunque no aceptadas abiertamente. Algunas mujeres realizaban fastuosas ceremonias de boda, incluso solicitando licencias de matrimonio en la ciudad de Nueva York, usando nombres masculinos.Sin embargo, la mayoría de las mujeres estaban casadas con varones, aunque participasen regularmente en relaciones con otras mujeres; la bisexualidad era más aceptada que el lesbianismo.

Al otro lado de la ciudad de Nueva York, en el Greenwich Village, también estaba aumentando la comunidad homosexual; tanto en Harlem como en Greenwich Village se ofrecían habitaciones para varones y mujeres solteros, lo que fue uno de los factores principales para su desarrollo como centros de la comunidad homosexual. Pero el ambiente era diferente en el Greenwich Village.

Los intelectuales bohemios que rechazaban los ideales victorianos se concentraban en el Village. Los homosexuales eran en su mayoría varones, aunque figuras como la poeta Edna St. Vincent Millay y la anfitriona Mabel Dodge eran conocidas por sus amoríos con mujeres y la promoción de la tolerancia hacia la homosexualidad. Las mujeres que no podían visitar Harlem o vivir en el Greenwich Village, pudieron por primera vez visitar bares en la década de 1920 sin ser consideradas prostitutas. La existencia de espacios públicos en los que las mujeres podían socializar, que incluso servían a lesbianas, «se convirtieron en la manifestación pública más importante de la subcultura durante muchas décadas», según palabras de la historiadora Lillian Faderman.

Durante las décadas anteriores a la Guerra Civil Española también hubo un cierto florecimiento de la cultura y la visibilidad lésbica en España. Cipriano Rivas Cherif estrenó en 1929 con su grupo de teatro El Caracol en Madrid su obra Un sueño de la razón sobre una pareja de mujeres que buscan un varón para tener un hijo. Lucía Sánchez Saornil, la fundadora de la sección feminista de la CNT, Mujeres Libres, también publicó algunos poemas dedicados a mujeres bajo el seudónimo «Luciano de San-Saor». En novela fue Carmen de Burgos quien introdujo el lesbianismo en sus tramas.

Incluso se llegó a formar un círculo sáfico en Madrid en torno a Victorina Durán, como lugar de encuentro y tertulia para mujeres.36 Entre las lesbianas que tuvieron una cierta relevancia en la época se pueden mencionar a Victoria Kent, primera mujer en actuar como abogada en un juicio en España, Carmen Conde, primera académica de la lengua, Ana María Sagi o Irene Polo.

A ellas hay que unir a la famosa bailarina y musa de las artes Carmen Tórtola Valencia, que vivió casi treinta años, hasta su muerte en 1955, con su amante Ángeles Vila-Magret, a la que adoptó para cubrir las apariencias. Ninguna vivió su homosexualidad de forma abierta o pública, aunque en algunos casos era un secreto a voces.

martes, 11 de septiembre de 2012

Passion cierra la competencia por el León de Oro, una peli con tinte lésbico


Una nueva intriga rocambolesca y delirante de Brian de Palma, "Passion" , protagonizada por Rachel McAdams y Noomi Rapace, ha sido la encargada de cerrar la competición por el León de Oro junto con la olvidable cinta italiana "Un giorno speciale" , comedia dramática de Francesca Comencini.

Experto acróbata de las cámara, maestro de la turbación y, en la última etapa de su carrera, ligado a un disfrutable desquicie argumental, Brian de Palma ha vuelto a La Mostra con muy buen humor y pocas pretensiones, seis años después de ganar el premio al mejor director por "Redacted" , sobre el aburrimiento de los soldados estadounidense en Irak.

"El cine de suspense me da la oportunidad de contar mis historias de una manera muy visual" , ha explicado sobre su predilección por este género, "y esta historia se sustenta sobre dos escenas clave apoyadas por la interacción de dos actrices que dan sustrato emocional a la película" , ha añadido el director de "Carrie" o "The Untouchables de Eliot Ness" .

Nueva versión de la cinta francesa "Crime d'amour" , de Alain Corneau, y con la fotografía del español José Luis Alcaine, "Passion" cuenta la competición sin reglas que, tanto en el terreno emocional como en el profesional, se marcan dos atractivas mujeres (McAdams y Rapace) hasta acabar, como tiene que ser en estos casos, como el rosario de la aurora.

El gran tanto a favor de "Passion" es que, teniendo en cuenta que sus personajes, sin excepción, están locos de atar, todo puede esperarse de ellos y el filme se convierte en un divertido carnaval, sorprendente por su tendencia impúdica al disparate y el exceso.

"Para mí, este personaje fue muy difícil porque siempre busco entenderlos y ella está mental y emocionalmente perturbada" , ha explicado Rapace, quien no considera que las protagonistas sean lesbianas, sino que "utilizan el sexo como arma para conseguir lo que quieren, un arma que se arrojan entre ellas" .

A lo largo de "Passion" es inevitable encontrar guiños al maestro del suspense, a quien había homenajeado ampliamente en otras películas como "Fascinación" o "Doble cuerpo" .

"¿Hitchcock? No sé a quién se refiere" , ha bromeado, de la misma manera que, cuando alguien estaba intentando encontrar coherencia factual a su hilarante trama, ha contestado gritando en falsete: "¡Es un sueñooooo!" , con la consiguiente ovación de sus fans.

Pero con su tendencia al cóctel de referencias, De Palma no renuncia a hacer de la película su patio de recreo: música orquestal en cantidades ingentes, pantalla partida para seguir la preparación de un asesinato a la derecha y un ballet a la izquierda y, por supuesto, erotismo multidireccional azuzado por toda clase de dispositivos (móviles, cámaras) dispuestos a inmortalizarlos.

"Me considero un gran observador de los medios y las nuevas tecnologías. Ya las utilicé en 'Redacted' para construir la historia, integrándolas en mi narrativa. Y sí me considero un poco visionario, un poco profeta, teniendo en cuenta que en mi película 'Hola, mamá' (1970), ya hablaba de un programa de telerrealidad llamado 'Be Black Baby'" , ha asegurado.

Y sobre la posibilidad de ganar el León de Oro con este divertimento ha reconocido que no renuncia a ello, pero el que sí considera muy factible ("definitivamente sí", ha dicho) es el Queer Lion, dedicado a películas con temática homosexual.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Empresas y organizaciones en contra de los derechos LGBT


Aun y cuando a estas alturas de la civilización se piensa que en gran parte del sobre poblado planeta tierra, la unión civil de parejas homosexuales es un derecho del que deberían gozar quienes asumen esta condición legal como parte importante de su vida. Además de que nos habla del hecho de cohabitar como seres humanos en un estado que privilegié la igualdad jurídica entre todos sus ciudadanos, al ser este un deseo manifiesto, consciente, voluntario y consentido entre dos.

Sin embargo, una equivocada comprensión de los valores morales, religiosos y otros similares, es la causa de que el asunto se complique innecesariamente y se atasque en una confusa red de argumentos, que no siempre deja contentos a todos (lo cual es, en la práctica, imposible), sino que, conforme a una visión contemporánea de la democracia, proteja los derechos de las minorías.

Lamentablemente la lucha que distintos grupos de protección a los derechos de los homosexuales por conseguir este estado de igualdad, se ve afectada, estén enterados o no por poderosas organizaciones, empresas e individuos que, apoyados sobre todo en la cuantiosa fortuna monetaria que poseen, buscan frenar las posibles conquistas de la llamada comunidad LGBT.

A continuación te presentamos un listado de estas empresas, organizaciones y sujetos que pública The Huffington Post, te sorprenderás.

Caballeros de Colón

Sin ser, en rigor, una orden religiosa, los Caballeros de Colón son un grupo de filiación católica fundado a finales del siglo XIX en Estados Unidos, con la misión manifiesta de apoyar la labor misionera de la jerarquía eclesiástica.

Escudados en las labores filantrópicas, la organización donó, tan solo en 2008, casi un millón y medio de dólares para apoyar la “Proposición 8” en California, que buscaba el reconocimiento del matrimonio por parte del Estado solo para una pareja conformada por un hombre y una mujer.

Jim Walton heredero de la fortuna WalMart

Jim es el menor de los hijos de Sam Walton, el fundador de la cadena de autoservicios agrupados en torno a WalMart, heredero de su fortuna y además CEO del Arvest Bank, que opera en los estados de Oklahoma, Missouri, Arkansas y Kansas.

Hace algunos años, en 2008, Walton donó 75 mil dólares a la campaña iniciada por el Family Council Action Committee para evitar que las parejas homosexuales pudieran adoptar niños.

Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Conocida más comúnmente como los “mormones”, esta agrupación religiosa también apoyó la Proposición 8 del estado de California, con recursos tanto económicos como humanos. Financieramente, donando casi 20 millones de dólares a la causa; y, en el otro aspecto, proporcionando 9 de cada 10 voluntarios que acudieron a los hogares de California para convencer a la gente de votar a favor de la propuesta.

Thomas S. Monaghan fundador de Domino’s Pizza

El fundador de Domino’s Pizza, conocido por sus posturas reaccionarias en el medio político estadounidense, financió en 2010 una iniciativa para remover el concepto de “orientación sexual” de una ordenanza local de la ciudad de Michigan contra la discriminación: es decir, si la propuesta de Monaghan prosperaba, en Michigan podría discriminarse por causa de la orientación sexual sin incurrir por ello en una falta sancionable por las autoridades.

Target

Esta cadena de almacenes (por ahora solo presente en Estados Unidos, pero con planes de expansión a Canadá, Europa Occidental, Japón, y México) se ha visto envuelta en años recientes en la polémica por su relación con la comunidad homosexual, sobre todo por apoyar a políticos que abiertamente se declaran en contra del llamado matrimonio gay (por ejemplo, el republicano Tom Emmer)

Con todo, la compañía emitió comunicados en que negó este sesgo y, por el contrario, se presentó como un gran patrocinador del Desfile del Orgullo Gay en Minneapolis y presumió su alta puntuación en el índice de equidad de la Human Rights Campaign, que califica las políticas laborales de una empresa enfocadas a la comunidad LGBT.

Fuente: Sexenio.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Se llevó acabo la Primera Expo de la Diversidad Sexual en DF


La Primera Expo de la Diversidad Sexual se llevó a cabo en esta ciudad del 31 de agosto al 2 de septiembre y reunió ofertas e información útil para el colectivo lésbico, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti e intersexual (LGBTTTI), así como la realización del concurso Mister Gay Distrito Federal.

Durante tres días en el centro de convenciones Expo Reforma se congregaron expositores de varios sectores como agencias turísticas y empresas hoteleras de Cancún, Quintana Roo, Puerto Vallarta, Jalisco y Acapulco, Guerrero, entre otros destinos del turismo gay nacional.

En la parte social del evento, la organización civil CAPTAS brindó asesorías para la prevención del VIH/sida y repartió condones entre los asistentes. Además los integrantes de esta asociación impartieron conferencias sobre autoestima, sexualidad, manejo de emociones y conflictos de pareja.

Los asistentes también presenciaron pasarelas de moda alternativa, presentaciones de libros y tutoriales de maquillaje en vivo, además de un “slam poético”, que consiste en una improvisación de poesía con temáticas de diversidad, a cargo de la organización Generación espontánea.

Entre las actividades de los tres días de la Expo de la Diversidad Sexual, se llevó a cabo el concurso Mister Gay Distrito Federal el cual competirá en la eliminatoria nacional y lograr ser el representante de México para viajar con los gastos pagados a Antwerp, Bélgica donde buscará el título Mister Gay Internacional 2013.

“No pedimos un cierto tipo de belleza: no les exigimos que tengan el abdomen marcado, o que sean muy guapos, altos, o fuertes”, dijo Héctor Muñoz, quien explicó que los únicos requisitos para participar son: tener entre 18 a 45 años de edad, no ser usuarios de drogas ni ser trabajadores sexuales.

Sobre este aspecto, Francisco Aguilera, representante de Mr. Gay World en México, explicó que en las eliminatorias estatales y nacionales un trabajador sexual o un usuario de drogas podría participar, sin embargo, advirtió, de llegar a la competencia internacional éste podría ser descalificado pues "no es la imagen que busca proyectar la sede internacional de Mr. Gay".

"Si tomamos en cuenta que el colectivo gay es una sociedad vulnerable a la que le cuelgan varios prejuicios, resultaría incómodo tener a una persona que da la cara para la comunidad LGBTTTI a nivel internacional y se difunda que es un trabajador sexual, stripper o usuario de drogas, a pesar de que esta condición sea respetable". Esto porque mucha gente tendería a estigmatizar y generalizar aún más el estilo de vida gay, añadió.

Temor a ser gay friendly

Sobre la exposición, uno de sus organizadores, Héctor Javier Muñoz, explicó que aún resulta difícil realizar estos eventos en México porque el mercado dirigido al colectivo homosexual no se ha abierto como en otros países de Europa, por ejemplo España, donde se realiza una de las exposiciones LGBTTTI más importantes del mundo. “Son pocas las marcas con un lugar especial enfocado a la diversidad sexual”, afirmó.

Además de los malos resultados de exposiciones anteriores, otro problema principal, sostuvo, es el temor de las empresas a que sus negocios resulten afectados por participar en el denominado “mercado rosa”. “Hay muchas marcas que piensan que van a ser consideradas como gay friendly, y eso no les gusta, a lo mejor todavía por algunos prejuicios sociales”.

La Primera Expo de la Diversidad Sexual abrió sus puertas de las 11:00 a las 21:00 horas.

Fuente: SDPNoticias.

Rusia prohíbe a las canales de televisión hablar de los gays


El gobierno ruso, tras prohibir la celebración del Orgullo LGTB durante los próximos 100 años y aprobar dichas leyes en contra de una supuesta "propaganda de las relaciones homosexuales", continúa avanzando hacia la persecución de la homosexualidad.

Las autoridades rusas han enviado un documento a los principales medios de comunicación del país recordando a los mismos que desde el próximo mes de septiembre no podrán hablar de la homosexualidad en sus programas.

La censura en contra de las relaciones homosexuales en los medios de comunicación del país entrará en vigor el próximo uno de septiembre mediante la llamada Ley de Protección de los Niños, una legislación que censura términos como "hemorroide", "homosexual", "gay" o "excremento", entre otros, para salvaguardar la "integridad moral" de los menores.

La llamada Ley de Protección de los Niños fue aprobada por el Parlamento de Rusia en el mes de diciembre del año 2010, siendo modificada el pasado mes de julio para que entre finalmente en vigor el uno de septiembre.

La Asociación Nacional de Locutores de Rusia envió una carta el pasado mes de julio al Parlamento para pedir al mismo que aplazara la entrada en vigor de la ley, recordando los distintos problemas que conllevará censurar los términos establecidos en la ley.

Hay más parejas de lesbianas que de homosexuales en Argentina



Pese a que ellos son mayoría en lugares de encuentro, movilizaciones y representaciones de las minorías sexuales; los hogares formados por dos mujeres superan en número a los compartidos por varones. De acuerdo al último censo nacional, en la provincia de cada diez parejas convivientes del mismo sexo, seis son de lesbianas. Aun así, organizaciones de la diversidad sexual advierten que la invisibilidad sigue siendo un problema para las lesbianas, que deben afrontar una doble discriminación: por ser mujeres y por amar a otras mujeres. Incluso en tiempos del matrimonio igualitario.

En todo el territorio santafesino hay 2.035 hogares formados por personas del mismo sexo. Son un 8.4 por ciento de las 24.228 parejas del mismo sexo censadas en todo el país. Después de la provincia y la ciudad de Buenos Aires, Santa Fe es la tercera jurisdicción con mayor cantidad de convivientes del mismo sexo. Y, de estas uniones, el 60,1 por ciento son de mujeres.

Los números surgen de un trabajo difundido el mes pasado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec) sobre las cifras del censo 2010 que, por primera vez, registró parejas integradas por dos hombres o dos mujeres. Aquellas donde el jefe o jefa de hogar declaró tener un cónyugue o pareja de su mismo sexo.

Si bien el documento del Indec aclara que los datos “no deben ser interpretados como una estimación del número de gays y lesbianas” en Argentina, ya que muchos pueden declarar vivir solos, con conocidos o familiares, lo cual provocaría un subregistro, la mayor proporción de hogares formados por dos mujeres llama la atención, incluso, de algunos activistas.

Sobre todo, porque la relación de las uniones celebradas tras la aprobación de la ley de matrimonio igualitario es inversamente proporcional. De acuerdo a datos de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), de las seis mil bodas celebradas desde julio de 2010, el 60 por ciento fueron de varones.

Invisibles. La pregunta llega sola. Si hay tantas mujeres viviendo en pareja, incluso más que los varones, ¿por qué en el espacio público aparecen tan poco representadas? Para el presidente de la FALGBT, Esteban Paulón, “el gran problema del colectivo de lesbianas es que están mucho más invisibilizadas que el varón gay o trans. Es que están en el medio de un cruce entre orientación sexual y género: no dejan de ser mujeres y padecen las mismas situaciones de invisibilidad en el ámbito público que el resto de las mujeres”.

El año pasado, el Concejo Municipal aprobó una ordenanza para declarar cada 7 de marzo el Día contra la Lesbofobia, en conmemoración del asesinato de Natalia Gaitán, ultimada por el padrastro de su novia. La norma disponía la realización de un mural que se plasmó en el ingreso al túnel de Sarmiento y Arturo Illia. Su corta duración demostró cuán necesaria era su presencia: en pocas horas la obra fue cubierta por pintura blanca. Al día siguiente una marcha repudió el hecho bajo la consigna “Aunque nos tapen existimos”.

La coordinadora del Area de la Diversidad Sexual del municipio, Noelia Casati, reconoce que entre las minorías sexuales, la población “les” o bisexual es la más discriminada. “La sociedad tiene patrones culturales que atraviesan en formas diferentes a las poblaciones y las expresiones de identidad de género. Y la lesbiana sufre una doble discriminación: por ser mujer y por ser lesbiana —asegura—. Es un tema a trabajar porque hay mucho desconocimiento de las realidades lésbicas y bisexuales, y esto interfiere en su acceso a oportunidades”.

Tras lo primeros matrimonios. El pasado 15 de julio, la ley de matrimonio igualitario cumplió dos años. La norma y todo el debate previo a su aprobación marcaron un hito en la lucha por los derechos de la población lésbica, gay, bisexual y trans. Sin embargo, aún queda mucho camino por andar. “Es maravilloso que existan la ley de matrimonio y la de igualdad de género, ya que salieron de años de trabajo de muchísima gente. No se puede negar su importancia, pero de ahí a pensar que pueden cambiar en algo a la sociedad es muy inocente”, sostiene Eugenia Sarrias, militante del grupo de acción lésbica Las Safinas.

Y de paso, advierte sobre algunos equívocos nada inocentes. “El tema se trató como el matrimonio gay, como si no incluyera a las lesbianas. Los primeros casamientos con pompa y fiesta también fueron entre varones, mientras que los de mujeres pasaron casi desapercibidos. Hace poco fue noticia la inscripción de un bebé con dos papás, ya había niños anotados por dos mujeres pero no fueron noticia. Todo un signo de una sociedad que sanciona mucho más a una mujer que se anima a romper los cánones establecidos, en materia de sexualidad, de maternidad o de feminidad”, advierte.

El problema es que el precio de esta invisibilidad, muchas veces, se paga con creces, promoviendo todo tipo de desigualdades. “Nuestra agenda de reclamos no aparece como prioridad en las políticas públicas”, afirma Sarrias. Por ejemplo, las militantes llevan tiempo pidiendo que se brinde capacitación a los médicos, sobre todo a los ginecólogos, para que la heterosexualidad de las pacientes deje de darse por sentada y estén capacitados para informar correctamente sobre la prevención de enfermedades de transmisión sexual o HIV entre lesbianas. También exigen ser incluidas en campañas de prevención de situaciones de violencia doméstica, contra el acoso laboral o de educación sexual.

Sarrias les pone nombre y apellido a cada uno de estos planteos. Los de las historias que llegaron hasta Las Safinas en los casi diez años de existencia del grupo. Como la de una maestra que decidió salir del armario (es decir, declarar su homosexualidad) y fue invitada a dejar la tarea frente al grado y hacerse cargo de la biblioteca primero y, después, pasar a ocupar la secretaría. O la de muchas lesbianas que evitan los controles ginecológicos y terminan enfermando de cáncer de cuello de útero.

Para la militante, “la invisibilidad no es caprichosa, se sufre muchísimo. Socialmente, se ve hasta simpático tener un amigo gay, pero la sanción social a la mujer es terrible. Todas trabajamos mucho en este tema, porque no nos ven si no nos mostramos. Pero también, muchas veces, la sociedad no nos quiere ver”.

Fuente: Agenciafe.